Skip to content

Lleva una nutrición sana y deja de pasar hambre

Se suele pensar que para lograr una nutrición sana y equilibrada es necesario privarse de todo, de pronto los alimentos reales se convierten en el enemigo, pero, aun así, cuando el hambre hace acto de presencia elegimos las peores opciones para nuestra salud.

Dejamos de lado los alimentos reales, de calidad, ricos en nutrientes de nuestra alimentación y permitimos que las empresas nos influenciaran con sus ofertas de productos milagrosos.

Te contamos lo que es realmente una nutrición sana y lo sencillo que es convertirla en parte de tu vida sin pasar hambre y sin tomar pastillas milagrosas.

¿Qué es una nutrición sana y equilibrada?

 

Un buen estado de salud tiene un estrecho vínculo con la nutrición, a tal punto que la alimentación sana y la actividad física son instrumentos decisivos para prevenir enfermedades.

Los seres humanos necesitamos consumir alrededor de 50 nutrientes para tener un adecuado estado nutricional, aportados nada más y nada menos que por una nutrición sana.

Es el equilibrio entre la ingesta y las necesidades calóricas y de nutrientes del individuo que se obtienen a través de una alimentación suficiente, equilibrada y variada.

Satisfacer las necesidades de nutrientes esenciales de tu organismo se manifiesta en:

  • Un sistema inmunológico fortalecido
  • Conservación de la fuerza muscular
  • Equilibrio en la composición de la microbiota intestinal
  • Control del peso corporal
  • Prevención de hipertensión arterial, diabetes, aterosclerosis, obesidad, entre otras enfermedades metabólicas.

Como es de esperarse, una alimentación desequilibrada y la falta de actividad física da lugar a diversas alteraciones metabólicas y con ellas múltiples enfermedades.

La influencia de la alimentación es tan importante que una persona puede mantenerse completamente sana hasta los últimos años de vida si su dieta es óptima y realiza actividad física de forma regular.

Llevar una nutrición sana es más sencillo de lo que crees

La pregunta del millón es ¿cómo puedo tener una nutrición sana? Encontramos toneladas de información en internet que prometen soluciones milagrosas con cambios radicales en la dieta y al final los resultados dejan mucho que desear ¿por qué?

Estas propuestas no equivalen a una nutrición sana, son soluciones temporales, poco efectivas, que si son mantenidas en el tiempo, desencadenan alteraciones en el funcionamiento normal del organismo y en el momento que se retoma la alimentación habitual se regresa al estado inicial.

Para ayudarte a transformar tu alimentación y lograr una nutrición sana, te dejamos una simple guía de los cambios que te llevarán a mejorar tu alimentación y por ende tu estado de salud.

 

1.   Incluye variedad en tu alimentación

En Back To Human apostamos por una alimentación equilibrada, basada en alimentos reales, sin restricciones radicales que llevan a las personas a obsesionarse con lo que comen, en lugar de disfrutar de los sabores y de las experiencias que hay alrededor de las comidas.

Para nosotros, la selección de alimentos variados es un aspecto clave cuando se trata de nutrición sana. Ningún alimento por sí solo aporta todos los nutrientes necesarios para mantener la salud de tu organismo.

Lo mejor que puede hacer por tu salud es incluir en tu dieta un poco de cada alimento de alta calidad nutricional. Esto nos lleva al segundo punto, igual de importante.

2.   Selecciona alimentos reales

Es importante aclarar que cuando hablamos de alimentación variada se trata de incluir alimentos reales, es decir, que sean mínimamente procesados, que provengan de la naturaleza, de ser posible en su estado más puro, sin aditivos ni conservantes.

¿Sabías que no es el hambre lo que nos induce a comer?, o al menos no es el estímulo más fuerte por el que ansías comer. Lo que nos impulsa a comer son otras fuerzas como las necesidades emocionales u otras que develan los alimentos procesados como lo es el sabor, el más destacado, seguido del aroma, el aspecto y la textura.

Aunque no lo parezca, todos estos pilares sensoriales tienen un ingrediente en común: el azúcar, grasas saturadas y sal.

¿Te das cuenta? A todos tus alimentos preferidos del supermercado les añaden ingredientes cuyos efectos dañinos a la salud son cada vez más conocidos. En el caso del azúcar esta es capaz de generar una adicción tan intensa como la cocaína.

Para llevar una nutrición sana empieza por hacer elecciones inteligentes.

3.   Los vegetales y las frutas la mejor fuente de vitaminas y minerales

 

Si hablamos de alimentos reales y de una dieta variada, es de esperarse que los primeros a considerar sean los vegetales y las frutas.

Son una fuente excelente de vitaminas y minerales, su densidad calórica es baja, por lo que las raciones son más grandes y saciantes.

A partir de los vegetales se extraen compuestos activos como flavonoides, polifenoles, terpenos, antocianinas, antioxidantes, carotenoides, isotiocianatos, entre otros, notables por sus efectos en la salud.

Resalta la investigación en torno a los isotiocianatos presentes en las familias de vegetales crucíferas como lo es el brócoli, coliflor, coles de bruselas y repollo. Las principales formas de estos compuestos son inductores potentes de las enzimas de la fase 2.

Mejor conocidas como enzimas de desintoxicación, ejercen efectos protectores contra la carcinogénesis, la mutagénesis y otras formas de toxicidad.

Adicionalmente, son ricas en fibra, compuestos de fermentación bacteriana en el tracto gastrointestinal, que afectan la composición de las comunidades bacterianas y sus actividades metabólicas. Ciertas fibras dietéticas clasificadas como prebióticas, generan cambios específicos en la composición y actividad de la microbiota gastrointestinal que resultan beneficiosos para la salud.

 

4.   Menos sal, más salud

 

En el añadido de sal encontramos dos inconvenientes principales.

El primero, cuando se consume con grasas y carbohidratos resulta totalmente adictivo, por eso, los snacks de la industria son tan irresistibles para nuestro paladar y nuestro cerebro.

En segundo lugar encontramos que es uno de los principales elementos añadidos a los alimentos que se relacionan con la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares, en especial la hipertensión arterial y la inflamación, condiciones que dañan lentamente los pequeños vasos sanguíneos de órganos como los riñones, los ojos y el cerebro.

¿Aún te parece necesaria la sal?

 

5.   Incluye postres saludables

Si continuamos con la misma línea de ideas, definitivamente la selección de snacks que potencien tu salud es un requerimiento básico.

Bien sea porque tienes un día agitado y eres víctima de la ansiedad de media tarde, tienes un plan de entrenamiento muy exigente y los snacks son una necesidad o sencillamente tienes hambre y hacer una comida completa no es una opción. En esos casos es fácil ceder a la tentación y comer lo primero que ves.

Recuerda: los alimentos reales son la prioridad para tu nutrición sana. Haz elecciones inteligentes, realiza una selección previa de tus colaciones preferidas y saludables, luego asegúrate de tenerlas a la mano

6.   Adecuado aporte de proteínas

Las proteínas son los nutrientes estructurales de nuestro cuerpo, a partir de ellas mantienes a tu músculo esquelético, el tejido corporal integral que desempeña un papel clave en la fuerza, el rendimiento, la función física y la regulación metabólica.

De igual forma, las proteínas son parte de las enzimas y los componentes de tu sistema inmune. Si en tu dieta hay un pobre aporte de proteínas serás más susceptible a las enfermedades.

Sumado a esto, cerca de los 30 años empiezas a perder masa muscular, este es un proceso normal de la vida, se llama sarcopenia. Un adecuado aporte de proteínas se asocia a la disminución en la pérdida de la fuerza y masa muscular.

En este sentido, la calidad de las proteínas es un factor importante, no es lo mismo la proteína vegetal que la proteína animal, como tampoco es lo mismo la proteína de suero de leche y la caseína de la leche.

La calidad de una proteína está sujeta a cualidades como la digestibilidad, el contenido de aminoácidos y la disponibilidad de aminoácidos para apoyar la función metabólica.

Entre todas las variantes, encontramos que la del suero es una de las proteínas de mayor calidad dado su contenido de aminoácidos esenciales, de cadena ramificada y leucina, al igual que su rápida digestibilidad.

7.   Realiza actividad física

La salud depende de tres ejes principales, en un gran porcentaje dependes de una nutrición sana y equilibrada, el restante se basa en la actividad física y el descanso.

Convertirte en un atleta de nivel olímpico suena muy bien, pero ¿qué tan viable es con tu actual rutina de vida? Cuando hablamos de ser físicamente activo es dedicar al menos treinta minutos de tu día a realizar alguna actividad que represente un esfuerzo cardiovascular importante para ti, además de un número mínimo de 7000 pasos. Eres libre de seleccionar la que más te guste.

Pequeños cambios como caminar o ir en bicicleta del trabajo a la casa, tomar las escaleras en lugar del elevador, tomar el tiempo libre para moverte en lugar de horas de series marcará una gran diferencia en tu vida.

Todo el poder en tus manos

Llevar una nutrición sana puede ser un gran reto, pero con la orientación correcta y la selección de alimentos / productos que se preocupen por tu salud, es mucho más sencillo realizar y mantener cambios en tus hábitos

Logra un óptimo estado de nutrición y desempeño físico sin pastillas, sin falsas promesas y sobretodo, sin pasar hambre.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *